- Loner - [Serie] [Accion y Aventura]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

- Loner - [Serie] [Accion y Aventura]

Mensaje por KubKoh el Mar Dic 29, 2009 4:24 am

Capitulo 1

La luz del sol dibujaba la sombra de la Cruz que se encontraba en la punta de la iglesia. El ocaso comenzaba a formarse. En las bancas de la Iglesia se encontraba un hombre sentado en las que se encontraban más cerca del altar, y una mujer de edad con un rebozo que cubría la mayor parte de su rostro en las bancas más cercanas a la puerta…

“Muchas muertes corren en mi mente, mis manos han disparado balas que quitan vidas en un solo tiro, mi espada esta llena de sangre, gotea… Algún día tendré que pagar por todas estas muertes, muertes que he dado para traer justicia.
Justicia, una palabra olvidada en este mundo, una palabra deseada pero no buscada”

-Dios, perdóname por lo que soy y dame fuerzas para traer justicia.

El hombre se levanta y se hinca enfrente del altar, se persina, se levanta da unos pasos hacia atrás y voltea hacia la puerta, en donde ve la sombra de 4 hombres parados, esperándolo, armados y vestidos con grandes sombreros y ropas harapientas.

“Presentía esto, al traer muerte a demasiados criminales me he convertido en un asesino deseado, mi cabeza ya tiene un precio, quien dio el precio fue el mismo gobierno… Pero al parecer los asesinatos no cesaran, no ahora”

El hombre se acerca a la puerta e intenta pasar entre los que lo esperaban, que tenían gran ventaja en la altura. El sombrero de aquel hombre cubría con sombra sus ojos. Paso sobre aquellos que lo esperaban pero a solo 4 pasos detrás de ellos uno se volteo.

-Hey- Dijo uno de los bandidos, el hombre se detiene - ¿Quién te crees que eres? – Siguió.

“Sonreí, ellos no sabían lo que yo era, estaban demasiado confiados, no estaban bien informados, 4 pasos era desventaja para ellos, 10 pasos aun lo eran, 100 pasos solo les daba una oportunidad con esas armas que tenían... una en 5000”
El hombre se da la vuelta.

-Sabes lo que queremos, puedes tener una muerte rápida…-decía uno de los bandidos pero otro lo interrumpió.

-No, quiero retarlo, le haré ver que yo soy el mas cabrón – uno de los bandidos dio un paso al frente – Prepárate, Stark.

Cometió un error, 3 pasos era una muerte segura…

El bandido se pone en posición, mueve sus manos las cuales producen un crujido…
Rápidamente el bandido desenfunda su arma paro antes de que pueda alzar el cañon es abatido por un disparo en el ojo derecho, tira el arma y cae de rodillas, luego cae de frente. Los demas bandidos se impresionan y sacan sus armas.

-¡Pendejo! – Dice un bandido y comienza a disparar.

El hombre tenia el revolver aun a la altura de la cintura, soltó 3 disparos, certeros las 3 balas se dirigieron a la frente de los bandidos…

Dio un giro a su revolver en su dedo índice, y lo guardo, se persino, dio media vuelta y se retiro.

El padre de la iglesia observaba todo lo ocurrido, el ya lo conocía… Reshep Stark, un hombre misterioso, una leyenda para muchos, el mas buscado por los asesinos y también por los Sheriff de la mayoría de los pueblos del lugar. Muchos decían que encontrarse con el era una muerte segura, que su mirada era parecida a la de un Lobo rabioso, que era un fantasma que buscaba venganza, que había matado a su hermano y que había sido el responsable de la masacre de “El Salón” hacia unos años atrás. Como sea, pocos eran los que aseguraban que todo eso era verdad, muy pocos… lo demás eran solo rumores



Capitulo 2

El cielo se tornaba mas negro mientras una delgada línea roja se dibujaba en el horizonte, la noche comenzaba a caer sobre el pueblo, sin embargo, las calles aun se encontraban con un número considerable de gente transitando. Era un pueblo grande en comparación con sus pueblos vecinos. La gente se había vuelto desconfiada tras años de injusticias, al mismo tiempo se habían vuelto frías tras haber sufrido de crímenes inhumanos, la mayoría de las familias tenían armas en casa para su propia defensa, enseñaban a sus hijos a disparar desde corta edad… solo querían sentirse seguros.

Una figura comenzó a dibujarse entre las sombras causada por las arboles que acompañaban el camino a la iglesia, la cual no estaba muy cerca del pueblo. La gente que seguía el camino tenia que subir el cerro sobre el cual estaba construida. Su sombrero causaba una sombra que cubría sus ojos, su gabardina gris oscuro llegaba a unos 10 cms. arriba de sus tobillos, una luz causada por el cigarro en su boca iluminaba muy ligeramente su rostro. No era cualquier hierba la que fumaba, provenía de un pueblo nativo a varios kilómetros del pueblo. Le ayudaba a alejar la ira, el odio, los recuerdos; causaba un efecto calmante en su mente. Stark camino hacia El Trago, un bar construido sobre las ruinas del viejo Salon. Un lugar que le traia muchos recuerdos, pero el cigarro le ayudaría a no perder el control, a no perder la cordura. Era una visita obligada después de tanto 5 años fuera de casa.

Paso entre la gente como si fuese un fantasma, casi nadie noto su presencia, excepto por un niño cuya mano se agarraba fuertemente a la de su madre. Stark sintió la mirada de aquel infante y volteo de reojo, el niño pudo ver por un momento el brillo de los ojos color ámbar de aquel hombre, sin embargo sintió un escalofrió que recorría su cuerpo pequeño, no dejo que el miedo lo dominase pero la presencia de este era fuerte en el niño.


- ¿Qué pasa, Daniel? – pregunto la madre al sentir el cambio de presión que ejercía la mano de su hijo - ¿Ocurre algo? – Lo miro a los ojos y se agacho para poner su rostro a la misma altura. El niño tenia la mirada fija hacia el camino - ¿Qué es? – La madre volteo pero no vio nada diferente, solo gente que caminaba de un lado a otro.

- No, no es nada, ma – el miedo se notaba en su voz.


Stark entro al bar, las viejas puertas pequeñas se balancearon hacia dentro y afuera. Sus pupilas se dilataron mientras su mente reconstruía el viejo Salón, en el aire comenzó a percibir el aroma a polvora, cada vez mas fuerte los recuerdos comenzaron a tomar control de sus sentidos…


“ – Jajaja el pequeño escuincle esta enojado, jajaja. – era una voz gruesa y vieja, con cierto chiflido al reir - ¿Qué pensabas hacer, ah? ¿Matarnos? Jajajaj – Risas, risas por todos lados, de hombres, de mujeres.

– Deberias ser como tu hermano, pinche mocoso de mierda – Otra voz.

– El sabe lo que es bueno – Mas voces.”

De pronto el sonido de disparos y gritos de sufrimiento llenaron el ambiente, podía oler el fuego, la madera quemándose, el calor, el humo, veía los rostros de sufrimiento, restos de hombres y mujeres por todos lados. Al mismo tiempo se volvieron a escuchar las risas, el relinchar de caballos…

“ - ¿Qué tiene en sus ojos? – Preguntaba una mujer mientras acariciaba su rostro.

- Es un maldito fenómeno – decía otro hombre mientras le escupía en la cara el licor que traia en la mano y tomaba por la cintura a la mujer. “

Una explosión seguida de una multitud de gritos de sufrimiento, gritos desgarradores, flamas en sus oídos…

“ – ¡Lo mataste, maldito bastardo! ¡Los mataste! ¡Hijo de puta! – Un disparo callo su ruido”

Los gritos de sufrimiento se hicieron cada vez mas fuertes, comenzaron a mezclarse nuevamente con risas. De pronto como si de una implosión se tratase todo sonido ceso súbitamente.

“ – El esta muerto… - Era su voz, aun sonaba muy joven, aproximadamente como de unos 15 años. Sus manos estaban llenas de sangre: en la derecha tenia un revolver, en la izquierda un cuchillo indio.”

Lentamente todo comenzó a desvanecerse, solo quedaba el, parado ahí, en el mismo lugar en donde estaba en ese momento.

- ¡Hey! – creyo escuchar una voz a lo lejos, una voz femenina - ¡Hey! – la voz se acercaba mas - ¡Tu, en la puerta! ¡Hey!
Su pupila volvió a la normalidad, lentamente comenzó a escuchar la música, las risas y las voces que llenaban el ambiente de El Trago. Percibio el olor del licor y el del perfume de las mujeres del bar. Su olfato era muy desarrollado, gracias al tiempo que había pasado entre los indios.

- ¡Hey! – la mujer salió de la barra y se acerco a el, no pudo acercarse demasiado pues cuando estaba a unos 5 metros de Stark este la miro directamente a los ojos.

Eran unos ojos escalofriantes, una mirada fría, una mirada que demostraba una cantidad impresionante de odio e ira, como la mirada de un demonio. La mujer se detuvo tan pronto como lo vio a los ojos. Era una mujer delgada de aproximadamente unos 18 años, cabello largo, lacio y rubio, ojos de color azul y labios rozados, tenia unas ligeras pecas en la nariz y en los pómulos que apenas y se veían.

- ¿Te vas a quedar parado ahí todo el dia o vas a pedir algo? – Su tono era algo dudoso, pero era una mujer con coraje y decisión. Se conocían en la infancia pero difícilmente lo reconocería, la gente cambia.




Capitulo 3

Stark saco de un cilindro hecho de bambú una hoja de papel enrollada, la coloco sobre la barra y clavo su cuchillo en la parte superior de la hoja para que esta quedara fija. Denisse la observo. Era uno de esos carteles que ofrecían recompensa por la cabeza, la captura, o información que llevara a la captura de algún hombre. Se busca vivo o muerto, Ricardo García, como recompensa mil quinientos pesos, por asesinato, robo, violación y venta de infantes.


- Busco a este hombre – dijo Stark mientras extendía el caballito vacio de tequila hacia Denisse. Los hombres que le acompañaban en la barra voltearon a verlo. Algunos estaban demasiado ebrios como para haberlo escuchado.
-¿Ricardo García? –Dijo Denisse después de haber mirado el papel por unos segundos - ¿Qué ye hace pensar que lo encontraras aquí? – lo miro sin dejar de sujetar su muñeca aun.
-He seguido su rastro por varios días hasta aquí – Stark la miro y volvió a extender su caballito vacio, esta vez lo agito ligeramente con su mano para llamar la atención de Denisse quien lo miro, saco la botella y le volvió a servir.


Stark no solo había seguido las de plata que dejaba Ricardo en cada una de sus escenas de “arte”. La cuenta era de cuatro mujeres embarazadas, asesinadas cada una con un tiro de escopeta en la cabeza, hecho por el cual tenían medio cráneo destrozado por completo. Todas ellas tenían signos de haber sido torturadas con fuego y armas punzocortantes antes de ser asesinadas. Firmaba la escena de terror con una bala de plata. La Verdadera Justicia lo había encontrado.
Denisse miro la foto de nuevo para asegurarse de que en realidad no lo había visto. No. Ese rostro deforme por el fuego no hubiese sido difícil de olvidar ni hubiese pasado desapercibido.


- No, no lo he visto por estos lugares – su voz y sus gestos parecían estar diciendo la verdad, Stark la examino con cautela esperando cualquier signo que le afirmara que ella mentía. La experiencia le había dado gran habilidad en detectar cosas como esa.
- ¿Qué hay de ti? – dijo en voz alta dirigiéndose al tipo gordo que acompañaba a Denisse en la barra y que al parecer llevaba y pasaba más tiempo en El Trago.

Denisse lo miro, estaba de espaldas lavando un tarro. Al ver que este no respondía Denisse le llamo por su nombre.


- Carlos – el hombre gordo volteo a verla.
-¿Qué sucede, muñeca? – Seco el tarro, luego sus manos y coloco el trapo sobre su hombro derecho acercándose a ella.
-Este hombre pregunta por el hombre en la foto – lo señalo con sus manos tan femeninas y luego miro a Carlos. Stark puso especial atención en los movimientos de Denisse, el tiempo había pasado y ella se veía más hermosa que como la recordaba, aun tenía ese tono seductor en su voz y en sus movimientos.


Carlos miro a Stark antes de mirar la foto. Miro sus ojos mirándolo decisiva y escalofriantemente, miro un rostro experimentado pero joven, definitivamente era un caza recompensas, pensó.


- No, jamás lo he visto en mi vida – miro a Denisse mientras negaba con la cabeza y hacia un gesto de indiferencia incrementando el ángulo de su boca. Miro rápidamente a Stark e intento regresar hacia el lavabo pero algo le detuvo.
-Carlos – dijo Stark con su voz gruesa y arrastrando la ultima letra de una forma peculiar – mira la foto de nuevo y antes de decir algo asegúrate de saber lo que haces -Stark había detectado algo extraño en Carlos, si conocía a ese hombre y si le había visto recientemente. Carlos se volteo y lo miro.
-¿Estas bromeando, imbécil? – se acerco aun mas a la barra y coloco su mano en ella. Grave error – ya te dije que jamás le he visto en mi…


El cuchillo de Stark pasó con gran rapidez de estar clavado sobre la hoja a estar clavado sobre la mano de Carlos quien interrumpió sus palabras por un gran grito de dolor, el cuchillo había quedado clavado separando el nudillo y parte de su mano de lado del dedo meñique del resto de ella. Los hombres que aun estaban medio conscientes en la barra se levantaron de golpe, algunos desenfundaron sus armas y las apuntaron a Stark. La música continuaba aunque las mujeres ya no bailaban y la charla se había detenido, todos miraban hacia la barra.


- ¿¡Qué demonios te pasa!? – Denisse golpeaba el antebrazo izquierdo de Stark intentando hacer que soltara el cuchillo. Cosa que no logro por más fuerte que lo hizo. Se detuvo al ver que este la miraba y fue entonces cuando recordó esos ojos, esos labios, esa cicatriz cerca de su barbilla – Reshep… - Nadie escucho ese susurro. Dio unos pasos hacia atrás y se llevo ambas manos a la boca.
- ¿En donde esta? – Stark miraba fijamente a Carlos.
- ¿De qué hablas, pendejo? ¡Ya te dije que jamás le he visto en mi vi…! ¡Arghhhhh! – Stark giro muy levemente el cuchillo al ver la falta de cooperación por parte de Carlos.
- ¡Ya lo oíste, cabron! – Un hombre se acerco con un revolver por la derecha de Stark y le apunto al mismo tiempo que este también desenfundaba su revólver .44 y le apuntaba en la cabeza - ¡Déjalo en paz! – las últimas palabras habían sido pronunciadas con miedo.


Stark ignoro todos los recuerdo que le llegaban de la masacre de hacía cinco años, nuevamente olía sangre en el mismo lugar. Llegaban imágenes como golpes a su mente.


- ¿En donde esta? – Stark hizo de nuevo la pregunta a un Carlos que lloraba del dolor y que se retorcía son poder mover su mano. Giro nuevamente el cuchillo produciendo ahora un crujido proveniente de los huesos de Ricardo.
- ¡Solo dile lo que quiere, Carlos! – Denisse grito tomando a Carlos por los hombros. Habiendo identificado a Stark sabia de lo que era capaz y podía suceder en ese momento.
- ¡Cuarto 16 en el segundo piso! ¡Esta con unas de nuestras chicas! ¡Por favor no me hagas daño, por favor!


Stark quito el cuchillo de la barra y la mano de Carlos con un gesto de desprecio hacia él y su actitud, luego limpio la sangre con el tequila que Denisse le había servido y lo guardo bajo su gabardina. Aun no dejaba de apuntar con el revólver al otro hombre que se le acerco. El hombre bajo su revólver en cuanto Stark lo miro y corrió hacia Carlos saltando al otro lado de la barra. Stark giro su revólver .44 en su dedo índice y lo guardo. Dio media vuelta y camino hacia las escaleras que llevaban a los cuartos.


- ¿Qué estabas haciendo? ¿Por qué protegías a ese hombre? – Denisse le pregunto mientras tomaba un trapo para vendar la mano de Carlos.
- Me pago para que dijera que jamás le había visto si alguien llegaba a preguntar por él, pensé que solo era un presumido mas jugando al pendejo.
-¿Estas bien? – pregunto el hombre que le había apuntado a Stark momentos antes, se hinco al lado de Carlos.
- Pásame esa botella de Whisky, David – le dijo Denisse mientras se hincaba al lado de Carlos quien estaba sentado recargando su espalda en la parte interna de la barra.


Un grupo de hombres se levanto de sus sillones, en donde estaban con un grupo de igual número de chicas, tan pronto como Stark se acerco a las escaleras. Rápidamente se pusieron frente a él y desenfundaron escopetas y revolver. Escopetas… seria un duelo difícil.

- ¿A dónde crees que vas, eh? – Apunto con la escopeta hacia Stark.
- Voy a matar a su jefe – Alzo el revólver con impresionante velocidad y disparo a la cabeza del hombre atravesando justo en medio de la frente antes de que este tuviera oportunidad de disparar su escopeta. Inmediatamente Stark salto detrás de un sillón para esquivar un disparo de escopeta que destrozo el suelo en donde estaba parado.


Una ráfaga de disparos lo siguió mientras este rodaba hacia una columna que sostenía el pasillo del piso superior. Rápidamente se levanto y pego su espalda a ella mientras desenfundaba su segundo revolver. Se asomo y rápidamente dio un par de disparos de ambos revolver mientras corría hacia otra columna. Las cuatro balas encontraron alojamiento en el cráneo de 4 de los hombres. Cada tiro era certero. Stark volvió a pegar su espalda a otra columna la cual inmediatamente después recibió un disparo de escopeta que le destrozo gran parte a la madera. Stark se agacho y dio un salto regresando hacia la columna anterior y disparando, al mismo tiempo hacia ellos. El primer disparo termino atravesando el corazón de uno de los hombres con escopeta, el segundo recorrió desde la nariz hasta la parte superior de su cráneo, por donde salió; el tercero atravesó el ojo derecho de otro de los que estaban ahí. Stark callo con su hombro izquierdo, inmediatamente se levanto agazapado y corrió hacia una meza la cual alzo con una patada justo a tiempo para detener el disparo de otra escopeta y un revólver. La mesa cayó al suelo y Stark salió detrás de ella junto con un disparo que le voló parte del cráneo al hombre del revólver y antes de que esta cayera al suelo llego junto al otro hombre de la escopeta que intentaba recargarla desesperadamente. Stark atravesó su cuello con el cuchillo y sin sacarlo lo azoto contra la pared. Lo saco y corto los ligamentos en la fose de su codo derecho, con el que sostenía la escopeta, esta toco el suelo al mismo tiempo que Stark apuñalaba el corazón del hombre.

La gente miraba impresionada, no creía la rapidez con la que todo había sucedido, no creían lo que había sucedido. Unos momentos antes habrían jurado que estaban viendo a un hombre muerto y asesinado brutalmente, ahora lo veían sacar el cuchillo del tórax de uno de los hombres que tenía toda la ventaja sobre él.

Stark comenzó a subir las escaleras. Sabía que Ricardo estaba preparado, los disparos le habían alertado. Estaba seguro de que le esperaría.

Denisse, David y Carlos observaban desde detrás de la barra. Denisse veía con terror que el hombre al que alguna vez había considerado perfecto, el hombre que había amado; se había vuelto un demonio.
avatar
KubKoh
Admin

Cantidad de envíos : 5
Fecha de inscripción : 25/10/2009
Edad : 29
Localización : Mexico

Personaje
Experiencia:
250/500  (250/500)

Ver perfil de usuario http://letraincognita.forolatino.info

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.